“Los gobiernos occidentales están jugando un papel hipócrita en nuestra región, como siempre”

Nuevo día de protestas en el centro de El Cairo mientras se abre paso el regreso a la normalidad.

Tras dos semanas desde el comienzo de la crisis política en Egipto el presidente Hosni Mubarak, en un intento de buscar fidelidades y apaciguar el descontento,  presidió ayer un Consejo de Ministros que subió de un 15% los sueldos de los funcionarios. Los opositores al régimen aseguran que seguirán ocupando la emblemática plaza Tahrir de la capital hasta la caída del “rey” y la disolución de su parlamento.

La cineasta Amal Ramsis es una de ellos.

¿Cuál es la alternativa viable a Mubarak?

La única alternativa que deseamos es poder tener, por primera vez desde décadas, una vida política democrática y transparente en la que los muchos partidos políticos prohibidos puedan recobrar vida, crecer y ser capaces de ofrecer una alternativa política real sobre la que la gente pueda decidir de manera democrática.
¿Qué opina de la entrada de los Hermanos Musulmanes en las reuniones del Gobierno con la oposición para acabar con la crisis que empezaron el domingo pasado?

Yo creo que los Hermanos Musulmanes decidieron entrar en las negociaciones simplemente para confirmar que no rehúsan el dialogo pero no pienso acepten nada menos de lo que la revolución egipcia esta pidiendo, porque de hacerlo perderían tanto el apoyo de los jóvenes que han estado en la lucha desde sus comienzos como su legitimidad como movimiento político. Además, son el movimiento político que sufriría mas por el fracaso de la revolución porque el gobierno, de quedarse en el poder, los puniría salvajemente.
Ahora esta claro que los protestantes no aceptaran nada menos que el fin de Mubarak y creo que este es el momento para que los Hermanos Musulmanes sean un movimiento legal.

¿Qué piensa de ElBaradei?
El Baradei nunca tuvo ningún papel en la vida política egipcia y por lo tanto no representa ninguna alternativa para mucha gente. Desde mi punto de vista ElBaradei representa la alternativa política para los Estados Unidos y la Unión Europea pero no para el pueblo. Su papel respecto a la guerra de Iraq y su apoyo a las políticas estadounidenses en la región reflejan la realidad de que él es la nueva cara que los Estados Unidos, Israel y la Unión Europea quieren imponerle como presidente para asegurar sus intereses políticos y económicos en Egipto y en el mundo árabe.

¿Cuál es la percepción desde dentro del papel de los gobiernos occidentales en la crisis?

Yo creo que los gobiernos occidentales han aprendido mucho de la revolución tunecina. Estuvieron apoyando a Ben Ali hasta el final pero después no tuvieron mas remedio que apoyar al Nuevo régimen simplemente para no perder sus intereses económicos en Túnez. En Egipto ha pasado lo mismo. Ahora que han visto que el de Mubarak no será el régimen de los próximos años, y solo por eso, han empezado a criticar un sistema que habían estado apoyando durante muchísimos años y que habían presentado como democrático.

Yo pienso que los gobiernos occidentales están jugando un papel hipócrita en nuestra región como siempre hacen, con el único objetivo de proteger sus intereses para el futuro.

¿Por qué la crisis ha estallado ahora y no en otro momento?

Desde hace unos seis anos ha habido diariamente protestas, manifestaciones y huelgas, pero estaban reprimidas con fuerza por la policía y el gobierno. No puede decirse que fueran protestas masivas porque la gente había perdido fe en la posibilidad de cambiar la situación.

Con la revolución tunecina muchas cosas han cambiado en la mentalidad y en la postura de los egipcios respecto al régimen. De repente la gente ha empezado a creer que las cosas se pueden cambiar en pocos días, basta con decir No y protestar. Entonces, al final, lo hemos hecho.
¿Los intelectuales son un grupo compacto contra Mubarak?

El movimiento intelectual egipcio ha sufrido la misma opresión y corrupción que el resto de la sociedad egipcia por lo que hay un gran abanico de posturas hacia Mubarak. Hay una parte de intelectuales que están dentro del sistema y otra que ha estado luchando individualmente para sobrevivir a la corrupción y a la opresión. Entre estos últimos se encuentran muchas de las personas que están protestando hoy contra Mubarak.

En su opinión, ¿qué hubiera cambiado si todo esto hubiera pasado sin el papel de las redes sociales?

Nada. Las redes sociales simplemente han ayudado a hacerlo en pocos días, pero sin ellas hubiera pasado lo mismo.

Creo que es importante subrayar que la mayoría de las personas que participan en las protestas no tienen ningún acceso a las redes sociales. Por otro lado, cuando el gobierno bloqueó el acceso a internet durante una semana no cambió nada, la gente siguió pudiendo comunicar entre si y seguir protestando con la misma fuerza.
¿Adonde llevará todo esto?

Nuestras peticiones son muy claras: parar el mandato ilegal de Hosni Mubarak y todo su sistema, disolver el parlamento ilegal, que acabe la Ley de Emergencia, que haya elecciones para un parlamento democrático y, tras ellas, elecciones presidenciales.

Nosotras luchamos para que pueda haber un gobierno democrático que pueda desarrollarse y cambiar muchos otros ámbitos de la realidad egipcia. En primer lugar la educación, la libertad de expresión y el sistema sanitario.

Foto: diario La Repubblica, autor anónimo

Artículo publicado en La Independent.cat (enlace versión en catalán)

Anuncios