Crisis china

_bgb60743

Los estudiantes universitarios desalojados, los movimientos sociales, los ecologistas, los profesores, muchísimos ciudadanos que no pertenecen a ninguna de estas categorias durante esta semana han estado expresando casi al unísono su descontento por las calles barcelonesas.

La violencia policial del miércoles y del jueves pasados-a raiz del desalojo del rectorado de la UB- hacia estudiantes, miembros de movimientos sociales, periodistas, turistas, ancianos, cualquier cosa que se moviera, ha suscitado una indignación colectiva, más fuerte aún porque los grandes jefes de todo esto han sido partidos de izquierdas. Las porras duelen mucho y queman a la vez, pero sobre todo humillan.

Miles de personas, unidas por la indignación y unas exigencias cada día mas apremiantes han levantado sus voces en contra del mercantilismo de la educación, para una sociedad postcapitalista basada en el decrecimiento, en la okupación, en las cooperativas, en el reciclaje, en las energías renovables. Cada uno con su historia y las herramientas de las que dispone exige no un cambio sino que muchos. Si el barco capitalista se hunde quizás en lugar de arreglarlo sería mejor cambiarlo por otro.

Las propuestas van desde “Podem viure sense capitalisme” www.podem.cat en Catalunya o  www.jakbankitalia.it en Italia a todas las que, con la red en su mayor auge, se proponen y difunden en cada momento, juntando personas e ideas también para denunciar pero sobre todo para proponer alternativas concretas a un cambio que hoy ya no es una opción.

Anuncios