The garbage hotel

“Como artistas no podemos cambiar el mundo pero sí tenemos el deber de insistir en la necesidad de hacerlo, porque si no el mundo nos cambiará a nosotros”. Ha Schult lleva más de 40 años utilizando la basura como principal herramienta artística y cuando, en ocasión del día mundial Medioambiente (el pasado 5 de junio) Corona Save the Beach le pidió construir el primer hotel del mundo totalmente hecho de basura procedente de las playas europeas para concienciar sobre su mal estado, pues no se lo pensó dos veces.

Durante tres días, entre el 3 y el 7 de este mes, Schult, acompañado por una veintena de colaboradores, construió en el centro de Roma “que representa todas las ciudades” un hotel desplazable de dos plantas y de unos ocho metros utilizando 12.000 kilos de residuos inórganicos encontrados casi en su totalidad por las playas de nuestro continente. Si la construcción fue casi istantanea, tanto el trabajo de recolección llevado a cabo gracias a la campaña Save the Beach –impulsada por la cerveza Coronita en 2009- como la planificación de la construcción, llevaron medio año de trabajo.

Hoy las piezas que constituyen el hotel están almacenadas en el taller de Schult, en Colonia, pero pronto se desplazarán a otros lugares del mundo, aún por determinar.Usamos la basura y nos convertiremos en basura”, no se cansa de repetir Schult.

Por esto planea ahora llevar sus “Trash men”, que ya estuvieron en Barcelona, Mosca, París, Kairo y en la gran muralla china, entre otras y que para él o sono tra cosa que “espejos de nosotros mismos” hasta el Artíco. Porque “Mi arte no está hecha para los museos sino para las calles, las plazas, para que llegue a la mente de la gente”.

Anuncios