Entrevista a Marc Zebisch

Desde mayo de 2005 el geo ecólogo Marc Zebisch es el jefe cientifico del Instituto de  Applied Remote Sensing de EURAC, un equipo 27 personas que trabaja sobre las temáticas medioambientales más apremiantes de la actualidad tanto a nivel global como regional y local. Ziddicca habla con él para saber más de su trabajo en el día a día y desvelar algunos de los temas más conflictivos y no hablados relacionados con los cambios climáticos.

-¿Cuál es su trabajo en el día a día?

– Paso alrededor del 50 por ciento de mi tiempo contestando emails, otro 30 participando en reuniones de proyectos y durante el otro 20 es cuando realmente trabajo sobre cambio climático buscando escenarios y herramientas para modelos climáticos o leyendo artículos científicos.

-¿Cuáles son las principales presiones que siente ejerciendo su labor?

– La mayoría de nuestros empleados cobran a través de proyectos de la UE, que normalmente duran entre dos y tres años, así que necesitamos constantemente adquirir nuevos proyectos para poder mantener nuestro equipo. Esto no tiene nada que ver con la investigación pero es una competición infinita y necesaria, a menudo muy difícil de ganar. Otra presión, muy típica de un instituto regional como éste, es que recibimos dinero de la diputación y, por supuesto, tenemos que legitimar antes los que pagan impuestos –quienes quieren saber qué provechos sacan de nuestra investigación- qué hacemos con él. Entonces si estamos haciendo investigación sobre cambio climático en los Alpes y un agricultor me pregunta cómo se aventaja él de todo el dinero que recibimos es bastante difícil dar respuestas que puedan ser satisfactorias para él.

-Pues ¿qué le diría usted al agricultor?

– Que aunque no vea ventajas directas, la diputación usa nuestros datos sobre cambio climático para entender problemas urgentes de disponibilidad de agua, por ejemplo. También suelo decir que hay una segunda ventaja, o sea la importancia para una región de educar la gente (cosa que hacemos, además, yendo a las escuelas y recibiéndolas aquí) e invertir en la investigación. Sin embargo, mucha gente no consigue aceptar este tipo de inversión, y esto a pesar de que solo en este instituto tenemos 10 trabajadores locales.

-Pero 10 sobre 27 sigue siendo minoría, ¿no?

-Sí, pero la razón es que en el Tirol del sur no hay muchas personas con un background como el que podría interesarnos.

-¿Cuál es el proyecto más relevante sobre cambio climático en el que están trabajando ahora?

– Estamos usando nueve escenarios regionales existentes sobre cambio climático en los Alpes con el objetivo de entender los impactos a escala regional (o sea en un territorio de alrededor de 50 km) y de descubrir qué tipo de acciones tendrían que llevar a cabo las autoridades del Spatial Planning, que colaboran con nosotros. Por ejemplo si desde los escenarios climáticos vemos que el riesgo de catástrofes naturales (inundaciones etc) está en aumento, entonces deberían cambiar sus planes paisajísticos para los nuevos edificios. Después ellos informan a las autoridades locales. Sin embargo, como no podemos proporcionar los números exactos, la mayoría de las veces no se generan acciones concretas y acaba prevaleciendo la mentalidad del esperemos a ver qué pasa.

-¿Cómo se explica el desacuerdo entre los científicos sobre el cambio climático? ¿Cree que se basa en falta de conocimiento o en intereses políticos y económicos?

– Desde mi punto de vista diría que de mil científicos que están de acuerdo sobre el cambio climático sólo hay uno que no lo está.

-¿En serio?

-Sí, no lo puedo demostrar pero es lo que creo. El problema es que cuando ves el tema en los medios parece que la proporción sea mucho más inferior, ya que la voz de los escépticos sobre cambio climático es mucho mayor que los números reales. Por supuesto también hay algunos temas desconocidos relacionados  con el cambio climático.

-¿Por ejemplo?

– El papel del aerosol líquido. En teoría éste tiene un efecto refrescante pero nadie sabe exactamente su portada ni cuánto aerosol haya en el atmósfera. Es una incógnita científica y sobre esto podemos debatir, pero si miramos a los escépticos del cambio climático yo diría que por lo menos los más destacados, como Peter Singer, reciben dinero de las compañías petroleras. Y se puede demostrar con el hecho de que, aunque se probara que algunos datos (como el bien conocido sobre la actividad del sol) estaban equivocados, ellos siguen utilizándolos para argumentar que el sol tiene un efecto mucho mayor sobre el cambio climático que la actividad humana.

-¿Cuál es el papel de los gobiernos?

– Yo diría que la cuestión está más controlada por la industria que por los gobiernos. A altos niveles está prevaleciendo el sentido común e incluso China esta combatiendo de algún modo el cambio climático.

– Sabemos que a nivel mundial la agricultura es responsable de alrededor del 17 porciento de las emisiones de gases de efecto invernadero. ¿Qué se podria hacer para limitarlas?

– Hay una solución muy sencilla para todas las emisiones, o sea que se establezca un impuesto sobre CO2 (o el equivalente en metano en el caso de la carne). Así, si se calculara para todo lo que se produce cuanto gas de efecto invernadero se emite, incluyendo transporte y todo, simplemente sería pagar el impuesto sobre CO2 equivalente.

-Entonces si se gravaran las emisiones producidas ¿podríamos comer toda la carne que quisiéramos?

-Evidentemente el mercado tendría también que regularlo. Si el impuesto sobre CO2 no tuviese límites y un kilo de carne costara cien euros, pues entonces la gente comería automáticamente menos carne.

– ¿La manera en la que se produce la carne afecta al cambio climatico?

– No mucho. Aunque tuviéramos sólo vacas felices que viven en libertad el problema seguiría siendo el hundimiento de CO2 (el que está almacenado en la hierba). Al comer hierba el animal la transforma en metano (que tiene un efecto 16 veces mayores que el del CO2). Habría que comer cerdos o cualquier otro animal que no come hierba o no la digiera. Tampoco sólo es una cuestión de carne porque los campos de arroz tienen el mismo problema de fermentación que las vacas.

A nivel global otro gran tema es el de la deforestación para la agricultura y el del CO2 producido por los árboles quemados.

Pues ¿quién tendría que regular el impuesto sobre las emisiones de CO2?

-La OMC (WTO).

– ¿Qué esta haciendo la Unión Europea para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero?

– Está invirtiendo mucho dinero en aislamiento de viviendas (lo cual está funcionando muy bien a escala nacional y regional) y ahora también está implementando la regulación de las emisiones de CO2 de los coches. Además la UE ha promovido el Régimen de Comercio de Derecho de Emisión que ya funciona desde hace cinco años.

-¿Cuál es el peligro de este tipo de comercio?

– El hecho de que la gente recibe más certificados de los que realmente necesita y, entonces, el precio baja. Yo creo que los bancos tendrían que reducir la cantidad de certificados presentes en el mercado. Hasta ahora han sido demasiado baratos.

– ¿Cree que la UE esta haciendo bastante?

No.

-¿Por qué no lo est¿ haciendo si se gasta montón de dinero en centros de investigación como éste?

– El problema es fundamentalmente causado por las lobbies, pero lo bueno es que toda reducción en el uso de combustible también ayuda a la economía. Si tienes una fábrica e introduces sistemas ecológicamente sanos recibes subsidios de todo tipo. La producción general está ahora emitiendo menos de lo que hacía antes.

– ¿De quién es la producción de la que estamos hablando? Porque hay muchas empresas europeas, como la española Endesa, que es verdad que ahora emiten menos en Europa pero siguen contaminando mucho en Latinoamérica y en otros países en desarrollo, no?
– Exacto, éste es otro gran tema. Cuando se calculan las emisiones de CO2 normalmente se consideran las que se producen en el lugar pero por supuesto que se podrían incluir las producidas en China que se emitieron para hacer productos que usamos aquí. Alemania, quien exporta más de lo que importa, reclama que su balanza de CO2 no es correcta porque parte de ella se emitió para producir bienes que después fueron exportados.

– ¿Quién considera que tendría que dar el primer gran paso para que las cosas cambien?

– Los gobiernos y los consumidores tendrían que presionar a las lobbies. Mi opinión personal es que el cambio climático es una cuestión demasiado grande para que la pueda cambiar el consumidor individual. Por lo tanto los gobiernos tendrían que implementar estrategias pequeñas y efectivas –como el impuesto sobre CO2- y motivar el consumidor a que compre productos ecológicamente sanos de manera que las lobbies puedan competir para la mejor solución y no tener el monopolio.

ENGL.

Since May 2005 the geo ecologist Marc Zebisch is the scientific head of EURAC’s Institute for Applied Remote Sensing, a team of 27 people working on the current most pressing environmental problems within both the global and the local and regional context. Academia (Focus) addresses him to find out more about his daily job and the most controversial and unspoken issues related to climate change.

-What’s your job in your daily life?

– I spend almost 50 percent of my time answering emails, another 30 in participating in projects meetings and the other 20 is when I really work on climate change looking up scenarios, tools for climate modelling or reading scientific papers.

What are the main pressures that you feel while doing your job?

– The majority of our employees are paid through EU projects, which normally last between two and three years, so we constantly need to acquire new projects in order to be able to keep our staff. This has nothing to do with research but it’s a necessary and a non-ending competition, often very hard to win. Another pressure, very typical for such a regional institute, is that we get money from the province and, of course, we have to legitimize to the tax payers -who want to know how they profit from our research- what we do with it. So if we’re doing climate change research in the Alps and a farmer asks me how he profits from all the money we get it’s kind of critical to give an answer that might be satisfying for him.

-So what do you tell the farmer?

– That even if he doesn’t see it he has a direct use from what we do once the province utilises our datas on climate change research to understand upcoming problems of water availability, for instance. I also tell him that there’s a second use, which is the importance for a region to educate the people (which we also do going to the schools and receiving them here) and invest in research. Still, many people can’t accept this sort of investment, even if only in this institute we have 10 local workers.

-But 10 out of 27 is still a minority, isn’t it?

-Yes, but the reason is that in South Tyrol there aren’t many people who studied the things we might be interested in.

-Which is the main project on climate change you’re working on right now?

– We are using nine existing climate regional scenarios within the Alps to understand the impacts of climate change on a regional scale (meaning a territory of around 50 km) and to find out which actions should be taken within the Spatial Planning authorities, which co-operate with us. For example if from climate scenarios we see that the risk of natural hazards, like of floods, is increasing, they should change their landscape plans of future house buildings. Then they inform the local authorities, but once we can’t give exact numbers most of the times there’s no real action taking place and the let’s wait and see what happens mentality prevails.

-How would you explain the disagreement among scientists on climate change? Is it based on lack of knowledge or on political and economic interests?

– From my own believe I would say that over one thousand scientists who agree on the climate change theories there is only one who disagrees.

– Really?

-Yes, I can’t prove it but it’s what I believe. But then when you look at the media it seems the proportion is much less because the voice of the climate sceptics is much bigger than their real numbers. Of course there are some unknown issues on climate change.

-For example?

– The contribution of liquid aerosol. Theoretically it has a cooling effect but no one knows exactly how big it is nor how much aerosol there’s in the atmosphere. This is scientific unknown and we can discuss on this but if you look at the climate sceptics I would say that at least the most prominent sceptics, like Peter Singer, are paid by oil companies. This can be proved by the fact that, even if some datas (such as the very famous one on sun activity) have been proven to be wrong, they still use them to demonstrate that the sun has a bigger effect on climate change than human activity.

-What is the role of governments?

– I would say it’s more industrial driven than governments’. At the top level the common sense is prevailing and even China is somehow fighting climate change.

– We know that worldwide agriculture is responsible of around the 17 percent of greenhouse effect gases emissions. What could be done to limit them?

– There’s a very simple solution for all the emissions, which would be to have a CO2 tax (or the equivalent methane in the case of meat). So if you calculate for everything you produce how much greenhouse gas is emitted, included transport and everything, you just pay the equivalent CO2 tax on it.

-So if we tax the emissions produced on it we can eat as much meat as we want?

-Of course the market should also regulate it. If the CO2 tax was endless and one kilo of meat would cost one hundred euros, then people would automatically eat less meat.

– Does the way the meat is produced affect the climate change?

– Not really. Even if we only had happy cows living free the problem would still be the CO2 sink (the one stored in the grass). When eating the grass the animal transforms it into methane (which has a16 times higher effect than CO2). You would have to eat pigs or any other animal that doesn’t eat grass or doesn’t digest it. It’s not only a meat issue because rice fields have the same fermentation problem than cows.

On a global level another big issue is deforestation for agriculture and the CO2 produced by the burnt trees.

So who should regulate the CO2 emission tax?

-The WTO.

– What is the European Union doing to limit the greenhouse gases emissions?

– It’s investing a lot of money in house isolation (which is working very well on a national and regional level) and it’s now implementing CO2 emissions regulation on cars. And it promoted the trading scheme certificates, which have been working for five years already.

What is the danger of this kind of trade?

– The fact that people get more certificates than they really need and then the price goes down. I think that the banks should reduce the amount of certificates on the market. Until now they have been too cheap.

– Do you consider the EU is doing enough?

No.

-Why isn’t it doing enough if it spends a lot of money in research such as your institute?

– The problem is mainly lobbing, but the good thing about climate change is that every reduction in fuel usage also helps economically. If you have a factory and you introduce environmental friendly systems you get subsidies of every kind. The general production is now emitting less than it did before.

– Whose production are we talking about? Because there are many Europen companies, such as the Spanish Endesa, which now emit less in Europe but still pollute a lot in South America or other developing countries, no?
– Right, this is another big issue. When you calculate CO2 emissions you generally consider the ones produced here but of course you could include the ones produced in China which have been emitted to produce items that we use here. Germany, which exports more than it imports, claims its CO2 balance in not correct because part of it was emitted while producing goods that are exported afterwards.

– Who do you think should make the first big step to change things?

– Governments and consumers should try to push the lobbies. My personal believe is that climate change is too big of an issue for the single consumer to change, so governments should implement small and effective tools –such as the CO2 tax- and motivate the consumer to buy environmental friendly products so the lobbies could compete for the best solution and not have the monopoly.

Anuncios